Araña Amarilla En La Vid

Qué es la araña amarilla en la vid y cómo combatirla

La araña amarilla es un ácaro que afecta a la vid causando daños importantes en ella. Esos daños no se limitan a la muerte de los tejidos foliares sino que, dependiendo de las condiciones del tiempo, puede traducirse en fuertes defoliaciones.

A continuación vamos a ver con más detalle qué es la araña amarilla, qué daños causa y cómo podemos combatir esta plaga.

Qué es la araña amarilla de la vid

La araña amarilla (Tetranychus urticae y Eotetranychus carpini) es un ácaro de la familia de los tetraníquidos. En la actualidad está presente en la mayoría de las comarcas vinícolas de España a excepción de las comarcas gallegas. Su presencia produce más daños en la mitad meridional española.

  • Desarrollo de la araña amarilla

Los ácaros adultos tiene forma oval y 4 pares de patas. En esta especie la hembra es de mayor tamaño que el macho. Cuando las hembras están activas, además de la forma ovalada, tienen un color amarillo verdoso y dos manchas dorsales más oscuras, miden alrededor de 0,5 mm de longitud.

araña amarilla en la vid

Cuando las hembras están en hibernación (o invernantes en diapausa) son de tamaño algo más pequeño y presentan un color entre anaranjado y rojo ladrillo y no tienen ya esas manchas oscuras. Los machos son más pequeños que las hembras y tienen el abdomen puntiagudo.

Los huevos tienen forma esférica y miden alrededor de 0,1 mm de diámetro. Cuando los huevos están recién puestos tienen color traslúcido que va evolucionando hasta ser opacos y de color amarillo ámbar. Durante su evolución pasa por diferentes estados de desarrollo, teniendo hasta seis.

  • Ciclo biológico en función del clima

Durante el invierno, la araña amarilla lo pasa en forma de ninfas o adultos resguardados debajo de las cortezas de las cepas. En ocasiones también puede estar en las hojas secas o en el envés de las hojas de algunas malas hierbas.

Las hembras suelen dejar sus refugios en las cortezas de la vid en fechas que van de enero a marzo, en función de la climatología, aunque siempre antes de que se empiecen a hinchar las yemas. Cuando comienzan su alimentación es el momento en el que cambian de color pasando del anaranjado al amarillo verdoso y le aparecen las dos manchas laterales oscuras tan características en ellas. Después comienzan con la puesta.

En primavera es cuando se produce la colonización de la hoja de la vid, que puede ir de mayo a junio en función de la zona en las que se encuentren. Esta colonización la hacen de forma ascendente a lo largo de los brotes: comienzan por la parte inferior alimentándose y reproduciéndose sobre las hojas que están más tiernas.

araña amarilla en la vid

Si el ataque de la araña amarilla es fuerte y ya ha invadido una plantación y se ha producido la defoliación antes de la segunda mitad de septiembre, las arañas aún no han terminado su ciclo por lo que buscarán nuevos lugares en los que alimentarse. Para eso utilizarán cualquier zona verde ya sea de la misma vid o de las cepas de al lado.

La araña amarilla de la vid puede tener de 8 a 15 generaciones al año, siempre en función de la climatología. El desarrollo óptimo de estos ácaros se desarrolla con temperaturas de entre 30-32º, el desarrollo máximo con 40º y el normal entre 10-12º.

Síntomas y daños de la araña amarilla de la vid

Los primeros síntomas o señales de la invasión de la araña amarilla se observan en las hojas. Estos daños consisten en zonas verdes amarillentas que aparecen punteadas necróticas que se verán mejor de forma traslúcida colocando las hojas contra el sol, donde podremos ver esos puntos de color verde-amarillento.

Estas zonas punteadas van creciendo, respetando solo las nerviaciones que son más gruesas, hasta llegar a necrosar una gran superficie de la hoja y provocar su caída. Las hojas que están muy atacadas tienden a envejecer antes y caen.

Los ataques más fuertes provocan defoliaciones importantes en la cepa que pueden rebrotar en las yemas finales de los sarmientos causando la pérdida de reservas para el año siguiente con una menor producción. También se pueden producir daños en bayas y racimos ,que en ocasiones se pueden confundir con los síntomas del oídio.

tabla de densidad de plantacion por hectarea

Medios y prevención contra la araña amarilla

Para evitar que esta enfermedad de la vid se desarrolle, que la plantación se pierda y que la araña amarilla comience el ataque, hay que tomar una serie de medidas de control y prevención que podemos dividir en tres.

  • Prácticas agrícolas de prevención

Una de las estrategias de prevención contra la araña amarilla comienza con el simple hecho de eliminar todas las malas hierbas que tengamos alrededor de la plantación con plaguicidas. Hay que actuar en las zonas más próximas al tronco de la cepa una vez que los ácaros hayan abandonado sus refugios invernales y antes de que la cepa haya brotado.

En este caso se recomienda utilizar plaguicidas que no sean perjudiciales para los enemigos naturales del ácaro.

  • Control biológico

Hay determinados enemigos naturales de esta plaga que pueden ayudar a combatir de forma natural a la araña amarilla. Estos depredadores son el ácaro Amblyseius, Stethorus punctillum, crisópidos, y ácaros de la familia de los Fitoseidos: Typhlodromus phialatus una especie que predomina en la mitad sur de España y Typhlodromus pyri presente el norte de España. Estos ácaros se encargarán de eliminar a la araña amarilla de manera biológica, de ahí la importancia de elegir un plaguicida que no acabe con ellos.

  • Medios químicos

Antes de comenzar con los medios químicos par combatir la plaga de araña amarilla en la vid es importante evitar tratamientos con acción negativa sobre la fauna útil que hay en los viñedos. Habrá que elegir el mejor acaricida para esta plaga y aplicarlo en la parte posterior de la hoja, en el envés, en la cantidad adecuada, ya que de lo contrario puede acarrear consecuencias negativas.

Se comienza tratando los focos afectados ampliando a toda la parcela si existen varios focos de plaga. Si el ataque es fuerte habrá que repetir el tratamiento en función de la persistencia del producto que usamos.