Mildiu De La Vid

Qué es el mildiu de la vid

El mildiu de la vid es una de las enfermedades más conocidas y graves que se dan en el sector de la viticultura. Y es que si las condiciones climatológicas son buenas, las planta puede ver afectados todos sus órganos verdes, perdiendo buena parte de la producción.

Qué es el mildiu de la vid

El mildiu es una enfermedad de la vid criptogámica producida por un tipo de hongo que se adentra en los tejidos de las hojas, los tallos y en los frutos de la vid.

Al ser un parásito no se aprecia su estructura hasta que los daños en la planta sean ya considerables.

La actividad del mildiu comienza en primavera, momento en el que sus condiciones de desarrollo son más favorables. En función de la humedad ambiental, el ciclo de hongo se repetirá una y otra vez hasta otoño, que entrará en fase de reposo.

Cuándo aparece el mildiu

Algunas de las condiciones más favorables para la aparición del hongo son lo que se denomina “la regla de los tres dieces”: una temperatura media superior a 10º, longitud del brote de 10cm o más, y caída de lluvia de 10mm con mínimo.

La enfermedad del mildiu de la vid suele aparecer en lugares con clima cálido y húmedo cuando se está produciendo el crecimiento vegetativo de la planta. La humedad y la temperatura alta hacen que sean unas condiciones idóneas para su propagación.

tabla de densidad de plantacion por hectarea

Síntomas y daños del mildiu de la vid

Este hongo puede atacar a todas las partes verdes de la vid y uno de sus síntomas más comunes son unas manchas amarillentas y aceitosas o angulares que aparecen en las hojas limitadas por los nervios.

También, las esporas de este hongo tan dañino aparecen de modo característico en el envés de las hojas con una formación densa y blanca, como una pelusilla.

En los brotes o sarmientos puede aparecer también una pelusa blanca que puede secarse y en el peor de los casos caer si el ataque del mildiu es muy fuerte.

Si hablamos del racimo, los granos pueden ser atacados en el primer periodo o después. Si los racimos son jóvenes son más sensible y se quedan de color grisáceo cuando están infectados con un polvo gris debido a la esporulación del hongo.

mildiu de la vid

Tratamiento del mildiu

A la hora de tratar el mildiu es inevitable recurrir a tratamientos químicos aunque también es posible adoptar una serie de tratamientos ecológicos para evitar su aparición.

Tratamientos ecológicos del mildiu

Se pueden tomar una serie de medidas de prevención en la viña que favorezcan la ventilación y aireación de la misma.

Por ejemplo, se pueden realizar plantaciones en la dirección del viento dominante o controlar el uso de abono nitrogenado y evitar excesos. También se puede hacer un adecuado manejo de la vegetación son despuntes o podas en verde.

Tratamientos químicos del mildiu

El control químico del mildiu se recomienda que se haga cuando las situaciones del clima sean favorables para el desarrollo de la enfermedad. La mejor estrategia de protección es tratar en el momento justo para impedir de la enfermedad se desarrolle.

Por ejemplo, cuando hay humedad y una atmósfera predominante con nieblas y rocío, las condiciones para que el mildiu se desarrolle son perfectas, por lo que hay que aplicar varios tratamientos.

Los productos autorizados para el tratamiento del mildiu podrán ser fungicidas: sistémicos, penetrantes y de contacto.

  • Productos sistémicos

Los productos sistémicos para la prevención del mildiu de la vid, son productos que penetran en el interior de la planta, circulando por la savia hacia todos sus órganos. Al igual que los tratamientos penetrantes, los sistémicos también son tratamientos preventivos y curativos los primeros días de la enfermedad, protegiendo a los nuevos órganos formados por el crecimiento de la planta de la vid después de su tratamiento. Son efectivos de 12 a 14 días y generan resistencias.

  • Productos penetrantes

Los productos penetrantes, como su nombre indica, penetran en el interior de la planta pero se desplazan poco más de la zona donde han sido aplicados. Los productos penetrantes son también preventivos y curativos en los primeros días en los que la enfermedad está presente. Tienen poder de detención del desarrollo del hongo durante la primera fase del ciclo.

Estos tratamientos son efectivos de 8 a 10 días y generan grandes resistencias aunque no se deben hacer más de 3 ó 4 tratamientos al año.

  • Productos de contacto.

Los productos de contacto son tratamientos preventivos y se pueden aplicar en cualquier momento del ciclo, teniendo en cuenta que se lavan tras lluvias superiores a 15-20l/m2, por lo que son efectivos mientras se encuentran sobre la planta aunque no penetra en ella.
Suelen ser efectivos de 4 a 8 días y es un tratamiento que se puede repetir, y más teniendo en cuenta si llueve o el crecimiento es muy rápido.

tabla de densidad de plantacion por hectarea