Antracnosis De La Vid

Qué es la antracnosis de la vid y cómo se desarrolla

La antracnosis de la vid es una de las enfermedades que más se pueden ver en los viñedos de nuestro país. Suele ser más común en brotes o tallos jóvenes y en las zonas en las que las temperaturas son más calurosas o humedad.

En este post te contaremos en detalle qué es la antracnosis de la vid, cuáles son los síntomas y daños que puede causar en la vid y los mejores medios para combatirlo y proteger los cultivos.

Qué es la antracnosis de la vid

La antracnosis de la vid es una enfermedad de la vid causada por el hongo Elsinoe ampleina que pasa el invierno dentro de estructuras de supervivencia llamadas esclerocios, que se encuentran en los sarmientos afectados y en los frutos infectados sobre el suelo. Es una de las enfermedades de la vid que mejor resiste al mal tiempo y a la humedad.

Podemos afirmar que el tiempo tiene gran influencia en el desarrollo de la antracnosis ya que suele prosperar más en zonas en las que la primavera y el verano son más cálidos y húmedos con lluvia, rocío y neblinas matinales.

Desarrollo y propagación de la antracnosis

Cuando llega la primavera y cuando las condiciones climatológicas son húmedas con agua y temperaturas elevadas, los esclerocios germinan y dan paso a otra estructura llamada micelio que es la que produce las esporas llamadas conidios.

Los conidios se dispersa por el agua de lluvia y el viento y además, cuanto más tiempo estén las hojas y los tallos húmedos más grave será la infección.

La enfermedad de la antracnosis de la vid se suele desarrollar a temperaturas que oscilan entre los 10º y los 35º aunque su desarrollo óptimo se da cuando la temperatura alcanza entre 20º y 26º. Los síntomas aparecen entre los siguientes 4 y 12 días después de infectarse.

Una vez que el hongo está en la vid y si las condiciones del tiempo son favorables, también puede producir cuerpo fructíferos que producirán a su vez masas de esporas viscosas que pueden expandirse al tejido de las plantas y causar nuevas infecciones.

 

Tabla densidad plantación por hectarea

 

Síntomas y daños de la antracnosis de la vid

La antracnosis de la vid ataca los órganos verdes de la vid: hojas, pecíolos, sarmientos jóvenes y frutos. Se reconoce por las manchas que aparecen de unos 2 a 5 milímetros, de color negruzco y de forma irregular redondeada. Los tejidos nuevos y de rápido crecimiento suelen ser las zonas más afectadas.

  • En las hojas

La antracnosis ataca a la hojas con dureza y persistencia aunque menos que a los sarmientos.

En la hoja podemos reconocer la enfermedad por unas pequeñas manchas negras de forma irregular redondeada que poco a poco van aumentando de tamaño y adquiere un color grisáceo con borde oscuro.

Estas manchas pueden aumentar de forma considerable abarcando una gran superficie foliar que incluye los pecíolos y las nervaduras de la hoja. En el último grado de la enfermedad, la hoja tiene aspecto como de coladero llena de agujeros de las partes enfermas que han ido cayendo.

  • En los sarmientos

La antracnosis de la vid ataca los sarmientos desde que tiene brotes aún herbáceos hasta que leñífica pero son sobretodo al principio cuando la enfermedad se produce.

Al comienzo de la infección aparecen puntitos de color pardo que debido a la humedad y temperatura alta van aumentando de tamaño con rapidez a la vez que se van oscureciendo.

Estas manchas del principio son de forma irregular redondeada y de color pardo negruzco que se diferencia bien de la parte sana y verde del sarmiento.

Después las manchas se van oscureciendo y aumentan su tamaño a lo largo del sarmiento llegando a ocupar en muchas ocasiones el entrenudo. A medida que va avanzando la mancha se hunde, los bordes quedan más salientes y la parte hundida cambia de color a un color grisáceo.

En el caso de que el hongo se haya extendido en exceso y las lesiones del sarmientos son más numerosos, éstos parecen quedamos, están torcidos, son más cortos y cuentan con numerosas ramificaciones, dándole un aspecto de matorral.

  • En los frutos

antracnosis de la vidEn las inflorescencias y frutos de la vid también podemos ver síntomas de la antracnosis. La uva que ha sido atacada muestra al comienzo algunas manchas oscuras que se van separando conforme la uva va aumentando de tamaño.

Cuando la uva es atacada deja de crecer de ahí que podamos ver uvas de diferentes aspectos en un mismo racimo y las enfermas tengan aspecto deforme.

En el último grado de la enfermedad las bayas muestran rajaduras que determinan la tensión de la piel hasta el punto que van secando el fruto que en algunas ocasiones llega a caerse.

Tratamiento y medios de control de la antracnosis

Las enfermedades de la vid, como la de otras muchas plantas, se pude tratar bien con medios naturales, con tratamientos químicos o con una mezcla de ambos. A continuación vamos a ver qué medios de protección y tratamiento son los más recomendables.

  • Medios de control biológicos

La limpieza de los alrededores de la planta es fundamental para evitar propagaciones.

La poda hay que hacerla cuando la planta está en letargo y a continuación es muy importante quemar todos los sarmientos así como las cañas viejas y otras partes de la planta que puedan ser portadoras del hongo. Así mismo en invierno también hay que eliminar las ramas y sarmientos que puedan estar infectados y quemarlos.

Mantener limpio y en óptimas condiciones todos los elementos que utilizamos para el cuidado de la viña: tijeras, hoces… ya que si está viejo y oxidado podemos causar heridas en la planta lo que la hará más vulnerable a las infecciones.

  • Medios de control químicos

Al inicio de la primavera, y antes de la brotación es recomendable un tratamiento precoz para evitar la aparición del hongo. Hay que asegurarse que los productos que estamos utilizando son respetuosos con el medio ambiente.

La antracnosis se puede controlar si tenemos en cuenta tanto los tratamientos biológicos como los químicos, es decir, si se siguen unas óptimas prácticas de cultivo y al mismo tiempo aplicamos fungicidas protectores en spray.