Polilla Del Racimo De La Vid

Qué es la polilla del racimo en la vid

La polilla del racimo (Lobesia botrana) es una de las plagas que más afecta a los cultivos de vid en España. La plaga ataca los viñedos y su larva provoca un daño directo ya que se alimenta de los racimos, haciendo que las bayas se deshidraten y se pudran.

¿Qué es la polilla del racimo de la vid?

La polilla del racimo, conocida también como Lobesia botrana, es un lepidóptero de la familia de los Tortrícidos que suele medir unos 6 mm de longitud por 12 mm de envergadura. Sus larvas u orugas penetran en las bayas, produciendo diversos daños y heridas que harán que se pudra.

Podemos hablar de este mal de la vid a nivel europeo aunque en España suele afectar de manera considerable, sobre todo en viñedos de Extremadura, Navarra, La Rioja, Aragón, Andalucía y en zonas costeras como Cataluña, Valencia y Murcia.

La gravedad de la plaga puede verse afectada de diferente manera en cada parte del país ya que está relacionada con las condiciones del clima y la ubicación.

Estados de desarrollo de la polilla del racimo

La polilla del racimo presenta tres generaciones al año, que van desde finales de marzo hasta agosto, aunque por lo general solo es necesario tratar la 2ª y 3ª generación por ser más dañinas. También puede ser que algunos años haya una cuarta generación.

  • Huevos

Los huevos suelen tener forma redondeada y miden menos de 1mm. Su coloración va cambiando a medida que van creciendo: primero son de color blanco, transparentes y brillantes, luego cogen un tono amarillento y antes de la eclosión se ve un punto negro que es la cabeza de la larva.

polilla del racimo de la vid

  • Larva

La larva se encuentran en los racimos y son de color verde con la cabeza siempre de color marrón claro. Pasa por 5 estadios durante su desarrollo que van desde 1mm al nacer hasta 1 cm cuando ya está completamente desarrollada. Tiene movimientos rápidos y son muy ágiles, y cuando se les molesta de descuelgan de un hilo sedoso.

polilla del racimo de la vid

  • Crisálidas

Las crisálidas miden entre 4 y 9mm y son difíciles de encontrar porque se encuentran escondidas debajo de la corteza, en los racimos, en los pliegues de las hojas o en el suelo. Están envueltas por un capullo blanco de color brillante sedoso y son de color marrón.

  • Adulto

Las polillas del racimo en su estado adulto son unas mariposas que miden unos 6 mm de longitud por 12 mm de largo. Tienen alas jaspeadas con manchas oscuras en color marrón alternando con colores claros. Los machos son más pequeños que las hembras.

polilla del racimo de la vid

Ciclo biológico anual de la polilla del racimo

Durante el invierno el insecto hiberna en forma de crisálida y lo hace escondido en las cepas, en el suelo, en las hojas… aunque la gran mayoría lo hace en la corteza de la cepa.

  • Primera generación

Al comenzar la primavera, más o menos sobre finales de marzo y principios de abril que es cuando la temperatura comienza a subir, aparecen los adultos de la primera generación, cuyo ciclo de vida suele ser de 8 a 12 días. Su salida es escalonada y se inicia antes de la brotación de la cepa y durante varias semanas.

Los primeros adultos suelen ser machos aunque luego van apareciendo las hembras.

Esos días de comienzo de la primavera es cuando se produce el acoplamientos y fecundación de las hembras, que, una vez fecundadas, ponen los huevos que son de color blanco amarillento. Los huevos son depositados sobre los racimos y cada hembra puede poner entre 50 y 80 huevos durante 6 días.

  • Segunda generación

El avivamiento de los huevos tiene lugar en 3-5 días en condiciones buenas y en 10-11 días en condiciones menos favorables. Tras la puesta, la larva sale y es en esta fase en la que la polilla produce más daños al racimo.

La oruga ataca los botones florales alimentándose de ellos y formando sedas que teje con hilos sedosos. Esta fase dura de 20 a 30 días.

polilla del racimo de la vid

Al final del periodo larvario, la oruga teje un capullo y seguidamente se produce la segunda generación de adultos siendo la máxima a finales de junio o principios de julio.

Esta segunda puesta se produce sobre las bayas verdes o en fase de maduración y en la parte más sombreada para protegerlos de la desecación.

  • Tercera generación

De esta nueva puesta surgen las larvas de la tercera generación, que hacer perforaciones en la uva para poder alimentarse. Estas perforaciones son daños abiertos en la baya, lo que hará que puedan entrar hongos como la botritis.

Qué daños produce la polilla del racimo

  • Primera generación

La primera generación de larvas suele provocar pocos daños. En esta etapa las orugas destruyen los botones florales, flores y algunos frutos recién cuajados.

  • Segunda generación

Tanto en la segunda como en la tercera generación los daños que producen las larvas son considerablemente graves que pueden hacer que se pierda la cosecha y la calidad de la uva ya que las larvas se alimentan de las bayas y penetran en ellas.

  • Tercera generación

Las larvas roen la piel de la baya antes de penetrar aumentando las heridas y facilitando una posible infección por algún tipo de hongo provocando la podredumbre del racimo

Cómo combatir la plaga de la polilla del racimo

Como en la gran mayoría de los casos tenemos diferentes tratamientos ya sean ecológicos o químicos, que tendremos que elegir en la medida de nuestras necesidades.

Los tratamientos se orientan al ataque a las larvas antes del inicio de la penetración en el fruto. Es decir, cuando ya se ha producido la oviposición y se están iniciando las eclosiones de los huevos.

  • Medios de control biológicos/ecológicos

polilla del racimo

Para una protección eficaz de los racimos es necesaria una poda en verde que despeje estos racimos de hojas abundantes de vegetación.

El método de la confusión sexual es una técnica ecológica que consiste en inundar todo el ambiente de feromona sexual con la que las hembras atraen a los machos, lo que provoca que los machos se desorienten y que haya una reducción de los acoplamientos con la consecuente disminución de las poblaciones.

Esta técnica es aconsejable porque no contamina ni altera el equilibrio biológico de la fauna por lo que con esa confusión podría quedar protegido el viñedo.

  • Medios químicos

Con una pulverización normal, en buenas condiciones climáticas y temperaturas superiores a 20º, poblaciones de plagas normales y no muy densas se pueden usar determinados productos químicos que no afecten al resto del viñedo.